Sucesos | Noticias

Pasajeros de un bus vacían un extintor y revientan los cristales en Portals

| Portals |

Los fines de semana la línea 104 se convierte en un servicio de alto riesgo.

21-04-2019 | Julio Bastida

La línea 104 que une la capital balear con las localidades de El Toro, Magaluf, Son Caliu y Portals se convierte los fines de semana en un servicio de alto riesgo. El pasado viernes, en torno a las 23 horas, cuando el autobús articulado con 70 personas sentadas y unas 30 de pie se encontraba en la zona de Portals, se produjo un grave incidente. La gran mayoría del pasaje eran chicos entre 17 y 20 años que iban de marcha a las zonas de ocio de Punta Ballena y alrededores.

En un momento dado, uno de los jóvenes que viajaba en autobús accionó, de forma intencionada, un extintor del vehículo generando una gran e intensa humareda. Fruto de la misma, el pasaje, que tenía serias dificultades para poder respirar, comenzó a reventar los cristales del autobús y a saltar por las ventanas como si de un edificio en llamas se tratase. Durante unos minutos se vivieron escenas de pánico y gran nerviosismo.

Rápidamente, el conductor del autobús requirió la presencia de los equipos de emergencia y culminó las labores de evacuación del pasaje que aún permanecía en el interior del habitáculo. Según varios testigos, la rápida actuación del conductor evitó males mayores y su gestión de la situación fue determinante para el auxilio de los chicos.

Unas horas antes, en la Estación Intermodal, el personal de seguridad ya había requisado una gran cantidad de botellas de bebidas alcohólicas.

Desde el Sindicato Esparno de Seguridad (SES), su portavoz, Sebastià Oliver, se muestra muy crítico y lamenta los hechos. «Llevamos mucho tiempo denunciando la inseguridad que padecen los compañeros que cubren los últimos trayectos de la noche y los primeros de la mañana de la línea de Punta Ballena. Estamos hablando de casi un centenar de chicos de 17 a 25 años, muchos de ellos ebrios o drogados, que generan numerosos incidentes», apunta Oliver.

«La solución pasa por poner vigilancia de seguridad privada en los trayectos más conflictivos y de esta forma dar cobertura y protección al conductor y al resto de pasajeros. Si esto hubiera pasado en la autopista ahora estaríamos hablando de muertos».

Relacionado
Lo + visto