Noticias | Sociedad

El embarazo imaginario de Maria del Mar

| Palma |

Martina Romero llevó a María del Mar a que la viera un médico.

La pasada semana publicamos que una indigente, María del Mar Mingolla, que vivía debajo de un árbol, en un solar por detrás del centro comercial de los Ocimax, de 42 años de edad, estaba embarazada, pero no sabía de cuántos meses. Hicimos un llamamiento para concienciar, sobre todo a los servicios sociales, que no aparecieron por allí ni siquiera a interesarse por esta mujer.

En cambio sí fueron otras personas, entre ellas una buena amiga nuestra, Martina Romero, auxiliar de enfermería, y el restaurador y pastelero Ángel Cortés, que llegó con una tienda de campaña para dos personas y sacos de dormir, a fin de sustituir la que tenía, vieja y en pésimo estado.

Martina Romero convenció a la mujer para que visitara al médico, cosa que al principio se negó. La auxiliar de enfermería, lejos de desistir, insistió. «Es muy importante que te vea el médico, saber de cuántos meses estás, medicarte…».

La mujer, por fin, aceptó ir al hospital, hasta donde llegó con su compañero, el ghanés Víctor, padre del hijo que ella decía estar gestando. Fueron al hospital de Inca, donde estuvo atendida adecuadamente, y donde le diagnosticaron, en primer lugar, que no estaba embarazada, pero que sí tenía una infección moderada de orina, nodulopatía hepática y el hígado más grande de lo normal.

Agradecidos al hospital

En el hospital buscaron su expediente, en el que se había registrado que el pasado mes de septiembre se le hizo un tac hepático, recetándosele Nolotil 575 mg. y Fosfomicina 3g. Por la tarde, Martina pasó a recogerla devolviéndola al lugar donde vivía.

Durante su estancia en el hospital, María del Mar relató más o menos lo que nos contó a nosotros, que había tenido una relación en Porreres con una persona mayor, que había estado en diversos albergues y que lo que quería era encontrar un piso y conseguir cobrar una paga como cobran otros ‘sin techo’.

Así, pues, esta es la historia de la indigente que dijo que estaba embarazada y que gracias a la intervención de una enfermera, que se empeñó en saber en qué mes de embarazo estaba, se demostró que no lo estaba. ¿Dijo lo del embarazo a conciencia…? Ella siempre dirá que creyó que estaba embarazada.

Por tanto, olvidémonos del caso de la indigente que decía que estaba embarazada, deseémosle que la vida le vaya mejor a partir de ahora. A los lectores agradecerles el interés que han mostrado por este caso, al igual que al hospital de Inca por todas las facilidades que nos dieron para poder esclarecer el mismo.

Lo + visto